Toalleros Eléctricos

3 Productos

Radiador toallero, un elemento esencial en tu baño 

Qué buena sensación la de secarse con una toalla calentita tras una ducha en pleno invierno ¿verdad? Y, es que los radiadores toalleros no solo reducen el exceso de humedad concentrado en las toallas, sino que equilibran la temperatura del baño funcionando como calefactor. Además, su ergonomía y diseño los convierte en elementos prácticos, versátiles y, lo que es más, decorativos. En suma, son el complemento esencial para cualquier baño pues mantienen las toallas secas y calientes, listas para su próximo uso. 

Hay gran variedad de radiadores toalleros, de diferentes formas y tamaños. No obstante, en términos generales podemos clasificarlos entre: 

  • Radiadores toalleros de pie: los radiadores toalleros de pie no precisan de instalación, por lo que podrás colocarlos en cualquier parte sin ningún tipo de inconveniente. Son ideales para espacios pequeños y su precio suele ser inferior al del resto de toalleros. Además, su diseño moderno, compacto y ligero dotará a tu baño de elegancia y sofisticación. 

  • Radiadores toalleros de pared: este modelo de radiadores toalleros se integran a la pared optimizando el espacio disponible. Además, existen modelos extraplanos que regulan la temperatura del cuarto de baño funcionando como sistema de calefacción y sin apenas ocupar espacio.

Por otro lado, según el tipo de instalación podemos clasificarlos entre:

  • Radiadores toalleros eléctricos: como su propio nombre indica, funcionan conectados a la red eléctrica. Su instalación es simple y su mantenimiento es bastante sencillo. Además, algunos modelos incluyen termostato para regular la intensidad del calor emitido. 

  • Radiadores toalleros de agua: los radiadores toalleros de agua caliente funcionan conectados a la calefacción central de la casa, por lo que su instalación puede ser bastante más compleja que en el caso de un secatoallas eléctrico. 

Bien es cierto que el catálogo disponible de radiadores toalleros es bastante amplio. No obstante, el modelo escogido variará en función de tus necesidades y del espacio disponible. Eso sí, te recomendamos que te decantes por un toallero eléctrico de bajo consumo para ahorrar al máximo en la factura de la luz. 

Ventajas del toallero eléctrico 

Optar por un toallero eléctrico es, sin duda alguna, la mejor opción. Y, claro está que su principal ventaja es la de mantener las toallas secas, calientes y en perfecto estado. No obstante, algunos de los beneficios que aportan son:

  1. Evitar la humedad: los radiadores eléctricos, al funcionar como calefactor, reducen la humedad concentrada en el baño tras cada ducha y generan una sensación agradable de confort eliminando el frío invernal del baño.

  1. Optimización del espacio: el diseño compacto y ligero de todo secatoallas eléctrico permite ahorrar espacio en tu baño. Y, si se opta por un radiador toallero de pared, todavía más. 

  1. Estilo y elegancia: estos dispositivos se integran óptimamente en el espacio aportando estilo, diseño y sofisticación al entorno. 

  1. Funcionalidad: funcionan conectados a la red eléctrica con independencia del resto de radiadores del hogar. 

  1. Practicidad: los toalleros eléctricos son dispositivos muy prácticos y funcionales pues secan las toallas e incluso el albornoz de forma rápida e higiénica manteniéndolas listas y, sobretodo, calientes para su próximo uso. 

  1. Rentabilidad: económicamente hablando los secatoallas eléctricos son mucho más rentables que los que funcionan conectados a la caldera pues su consumo energético es reducido. 

¿Qué tener en cuenta al comprar un toallero eléctrico?

Si cautivado por las innumerables ventajas que un secatoallas eléctrico posee te has decidido finalmente por adquirir uno, te recomendamos que consultes los principales aspectos a tener en cuenta a la hora de la compra:

  1. Potencia: la potencia del dispositivo dependerá de la superficie a calentar. Además, habrá que tener en cuenta su funcionalidad, pues si la intención es calentar completamente el entorno, la potencia requerida será mayor. 

  1. Instalación: es aconsejable contar con ayuda técnica pues la instalación de un radiador toallero puede ser compleja. 

  1. Limpieza y mantenimiento: el mantenimiento de un toallero eléctrico es mucho más sencillo que el de uno de caldera, pues no precisan ser purgados periódicamente para evitar acumulaciones de agua en su interior.

  1. Calidad-precio: es fundamental valorar estos dos aspectos a la hora de comprar un toallero eléctrico, pues ya que hacemos la inversión es fundamental que se garantice su durabilidad con el paso del tiempo. 

Como ves, múltiples son las ventajas que poseen los radiadores toalleros. Por tanto, decídete por un toallero eléctrico y olvídate de pasar frío este invierno. La ducha se convertirá en un momento de relax, confort y tranquilidad, en ese descanso tan merecido al acabar el día.