Calefactores cerámicos

6 Productos

¿Cómo proteger tu hogar del frío invernal?

Con la llegada del invierno, las temperaturas bajan y el frío empieza a calar en nuestros huesos. Es momento de acondicionar el hogar y aclimatarlo para hacer frente al frío intenso de los meses invernales, es decir, es momento de optar por un sistema de calefacción óptimo para combatir las temperaturas extremas del exterior. Y, es justo ahí donde surgen todas nuestras dudas.

¿Debería optar por un emisor térmico o mejor un radiador aceite ? ¿Quizás por un radiador de mica o un convector eléctrico? Muchas son las opciones de climatización para el hogar que podrás encontrar en el mercado. No obstante, la elección dependerá principalmente de tus necesidades, las dimensiones del hogar e incluso la climatología de la zona, entre otros muchos factores.

Por ello, si lo que que buscas es un sistema de calefacción auxiliar versátil y de bajo consumo con el que calentar las estancias de tu hogar rápidamente, desde IKOHS te recomendamos que optes por un calefactor cerámico de bajo consumo.

¿Qué es un calefactor cerámico?

Un calefactor cerámico o también llamado calefactor de cerámica es un sistema de calefacción independiente pues puede servir como complemento a un sistema de climatización centralizado o bien como sistema de apoyo.

Los calefactores cerámicos son dispositivos compactos y ligeros, fácilmente transportables desde una estancia a otra. Además, son elementos seguros pues cuentan con limitadores de sobrecalentamiento, termostato y sistema antivuelco. Y, lo que es más consumen muy poca energía, comparado con los radiadores eléctricos , por ejemplo. Por ello, se convierten en la mejor opción si lo que buscas es calentar las estancias de tu hogar rápidamente y ahorrar en la factura de la luz.

Funcionamiento de un calefactor cerámico

El funcionamiento de un calefactor eléctrico cerámico es sencillo, similar al de una estufa halógena, pues no requieren de instalación previa. Estos dispositivos vienen integrados con unas placas de cerámica a través de las cuales se transforma la energía eléctrica en calor y este se distribuye de forma uniforme. Además, al ser la cerámica un material muy buen conductor del calor, los radiadores de cerámica se convierten en dispositivos mucho más duraderos que el resto de radiadores convencionales.

Asimismo, comentar que algunos modelos de calefactores cerámicos portátiles cuentan con función oscilante para garantizar una mejor distribución del calor, aspecto que los hace ideales para calentar superficies pequeñas del hogar.

Ventajas de los calefactores cerámicos

Si todavía no te has decidido por comprar un calefactor cerámico te recomendamos que consultes sus principales ventajas o beneficios, estamos seguros que te ayudarán a aclarar tu decisión.

Las principales ventajas y beneficios que estos pequeños dispositivos aportarán a tu hogar son:

  1. Ligereza y versatilidad: los calefactores cerámicos son dispositivos compactos y poco pesados, por lo que se pueden trasladar de un lugar a otro de forma rápida y ligera. Por ejemplo, del salón al dormitorio.
  2. Dispositivos compactos: su diseño compacto facilitará su almacenaje con la llegada del buen tiempo.
  3. Eficiencia y eficacia: son capaces de calentar cualquier estancia de forma rápida y sencilla y, al contar con un regulador automático del aire, conseguirás mantener cada estancia a la temperatura óptima en cada momento. Además, son dispositivos de bajo consumo por lo que te permitirán ahorrar en tu factura de la luz.
  4. Seguridad: estos dispositivos poseen mayor resistencia al calor que el resto de radiadores convencionales. No obstante, al estar integrados con limitadores de sobrecalentamiento garantizarán tu seguridad en todo momento.
  5. Precio económico: comparado con otros sistemas de calefacción, los radiadores de cerámica son uno de los dispositivos más económicos. Además, al no precisar de instalación ninguna su precio se abarata notablemente.
  6. Resistencia: la cerámica es un material muy resistente por lo que se garantiza la durabilidad del dispositivo con el paso del tiempo.
  7. Limpieza y mantenimiento: el mantenimiento que precisa un calefactor de cerámica es mínimo. Con tan solo eliminar el polvo situado sobre la placa emisora del calor será suficiente. Además, no precisa de combustible para su funcionamiento.

Como ves, varias son las ventajas de contar con un calefactor de cerámica en tu hogar. Por ello, ¡no te lo pienses más! Échale un vistazo a la extensa gama de calefactores cerámicos IKOHS y hazte con el tuyo al mejor precio.