Freidoras de aceite

Has visto 1 productos de 1

El uso de las freidoras

Aunque la dieta mediterránea es partidaria de limitar la consumición de alimentos fritos, si los mismos se llevan a cabo en condiciones de temperatura óptimas y con un aceite de buena calidad, nunca está de más comerse unas buenas patatas fritas que acompañen una rica porción de pescado o de carne. Y eso es posible conseguirlo gracias a estos pequeños y útiles electrodomésticos de cocina que existen hoy en día en el mercado. 

Freidoras pequeñas para el hogar

Conocidas también como domésticas, estos aparatos eléctricos ideales para cocinar, tienen una capacidad menor a las que se utilizan en grandes superficies como por ejemplo un restaurante. Normalmente incluyen una cesta única y también son conocidas como freidoras eléctricas de sobremesa por su pequeño tamaño. 

Diferentes tipos de freidoras eléctricas

Hoy en día existen diferentes tipos de este útil electrodoméstico en el mercado, para satisfacer los gustos y las necesidades de cualquier cliente. Los principales son los siguientes:

  • Freidoras sin aceite. Para los amantes de la comida sana, este pequeño electrodoméstico que no requiere aceite, se va a convertir en su perfecto aliado. 

Gracias a su original sistema de cocción consistente en lanzar un gran chorro de aire caliente a elevada temperatura y de manera constante, es posible preparar cualquier tipo de alimentos de forma muy parecida a las frituras, pero por supuesto, sin un ápice de grasa.

  • Freidoras eléctricas con aceite. Estas funcionan, como su nombre indica, a través de resistencias que se calientan gracias a la corriente eléctrica. Por regla general, tienen una capacidad menor que el resto de freidoras, siendo las más tradicionales y habituales en cualquier hogar español.

Poseen normalmente un termostato que indica la temperatura del aceite. De esta manera se puede mantener la misma totalmente estable. Sin duda el aparato perfecto para quienes desean preparar una riquísima fritura.

  • Freidoras de agua y aceite. Son muy sencillas de usar y siempre que se mantengan limpias y con las cantidades correctas de aceite, agua y sal, funcionan a la perfección. Cuentan con un rodillo de resistencia que sube y baja la red en la que está la rejilla en la que se ponen los alimentos, para que cada usuario tenga la posibilidad de ir regulando la cantidad de aceite que necesita la fritura. 

Cada vez son más reclamadas por los clientes que buscan cocinar de manera más rápida los alimentos, mientras se mantienen todas sus propiedades nutricionales y se ahorra energía.

Eso sí, es imprescindible rellenar con una porción de aceite y otra de agua para que cualquier resto de comida se traslade hasta la zona inferior de la misma. Allí el agua impide que se junten los diferentes sabores.

En realidad aunque se suele catalogar a este tipo de freidoras eléctricas como "sin aceite", lo cierto es que una gran parte de las mismas necesitan al menos una cuchara pequeña de este ingrediente para conseguir el efecto dorado y crujiente tan deseado en la fritura.

No pulse el botón ATRÁS o ACTUALIZAR durante la tramitación...