Vinotecas

Productos

Probar un vino y sentir todo su bouquet en el paladar es sin duda uno de los grandes placeres de la vida. Sin embargo, para disfrutar de esta feliz experiencia hay que seguir ciertas reglas, ya que de lo contrario el resultado de la degustación podría no cumplir con tus expectativas. El principal secreto de una buena cata está en la forma en que almacenamos las botellas antes de descorcharlas.​ ​​Incluso los mejores vinos, si se guardan incorrectamente, pueden perder su calidad y adquirir el sabor a vinagre, en el mejor de los casos.​ Para evitar estas ingratas sorpresas no hay mejor solución que utilizar una vinoteca.​

¿Qué son las vinotecas?

Una vinoteca sirve para almacenar y guardar vinos de la forma correcta para que conserven intactas todas sus propiedades, aroma y sabor. Antiguamente esta función la cumplían exclusivamente las bodegas subterráneas, donde se daban condiciones óptimas para guardar las bebidas alcohólicas. Hoy en día, las nuevas tecnologías han permitido crear vinotecas con sistemas de almacenamiento aún más eficientes, dotándolas de mejores prestaciones y optimizando su funcionamiento para un desempeño más sofisticado. 

¿Cómo funcionan las vinotecas pequeñas?​​

Pueden considerarse como una especie de neveras para vinos que ofrecen una serie de condiciones especiales para su perfecta conservación. ​Entre las principales características de estos electrodomésticos destacan las siguientes:

  • Iluminación adaptada. Los vinos son fotosensibles, sobre todo los vinos blancos. Es por ello que su exposición prolongada a la luz directa, ya sea natural o artificial, puede alterar significativamente sus cualidades. Para evitarlo, una vinoteca genera un ambiente lumínico especial mediante una luz LED que carece de espectro azul, pues este último puede degradar rápidamente los elementos orgánicos del vino, cambiando su sabor, aroma y color. Este efecto se conoce como “el sabor de la luz”.
  • Temperatura óptima. El exceso de calor y cambios térmicos bruscos pueden ser tan dañinos para el vino como la luz directa. Asimismo, la temperatura del lugar donde se almacenan las botellas nunca debe superar los 24 ºC, ya que el vino comienza a oxidarse y acaba perdiendo todas sus cualidades (curiosamente, el frío no estropea el vino, aunque ralentiza su proceso de envejecimiento). Este efecto tan nefasto nunca se da en una vinoteca, pues su temperatura interior se mantiene constante y oscila entre 8 y 18 ºC.
  • Posición correcta de la botella. Colocar las botellas horizontalmente es la posición más correcta para guardar el vino. Precisamente esta forma de almacenamiento ofrece una vinoteca. Así los corchos mantendrán un continuo contacto con el líquido y, al estar siempre húmedecidos, bloquearán la entrada de oxígeno en la botella. De esa manera se evitará la temida oxidación que deteriora el color, sabor y aroma del vino.​
  • Humedad a raya. Otro factor que influye muy negativamente en la calidad del vino es la humedad.​ Tanto su falta como el exceso harían mella en el resultado final de nuestro vino. Asimismo, un ambiente poco húmedo hace que los corchos se resequen y dejen entrar al oxigeno en el interior de la botella. Por el contrario, el exceso de humedad conduce a la aparición de hongos, disminuyendo con ello la calidad del vino.​ Si tras comprar un sacacorchos eléctrico y abrir tu botella de vino favorita lo que menos te apetece es encontrarlo en pésimas condiciones, guárdalo siempre en una vinoteca: su humedad interior nunca supera los recomendados 75 %. ​

¿Por qué elegir nuestras neveras para vinos?

Todas nuestras vinotecas pequeñas han sido diseñadas por expertos bodegueros, que idearon un ángulo de inclinación perfecto para una óptima conservación del vino. Además, tienen un diseño elegante, se fabrican con materiales de primera calidad y están dotadas de las tecnologías más punteras que incluyen alta eficiencia energética y sistema de descongelación automática Auto-defrost​.

No pulse el botón ATRÁS o ACTUALIZAR durante la tramitación...